Mito 5. “La Ley le quita la vigencia a las concesiones”

Todas las concesiones del Estado tienen una vigencia, ya sea definida (10 o 20 años) o indefinida (es decir, sin definición). Durante el proceso de elaboración de la Ley, el sector mostró varias preocupaciones con respecto a la vigencia, tales como:

  • “Es mejor quitar la vigencia, para que ningún gobernante las pueda eliminar”:
  • “¿Qué pasa si un gobernante ya no quiere renovarnos la vigencia”: La Ley vigente da elementos para que los gobernantes puedan no renovar la vigencia, o bien terminar la vigencia indefinida de las concesiones actuales.
  • “Las concesiones son para toda la vida, no debe imponerse una vigencia”: la vigencia de las concesiones anteriores al 2006 son indefinidas, no vitalicias.

¿Qué es lo que realmente está proponiendo la Ley de Movilidad?

La Ley mantiene la propuesta de vigencia de las concesiones de la legislación hasta hoy vigente, es decir: 10 años para taxi, 20 años para transporte colectivo o urbano. Sin embargo propone varios cambios que brindan certeza jurídica al concesionario con respecto a su concesión a través de la vigencia:

  1. La vigencia de las concesiones anteriores al decreto que se presenta, se respeta. Se menciona en el Transitorio SEGUNDO de la Ley
  2. Las concesiones al enajenarse, transmitirse o cederse NO pierden su vigencia, pero tampoco se renuevan. El concesionario tiene la obligación de mantener al corriente sus obligaciones para poder tener derecho a obtener una prórroga, que será igual al periodo de vigencia original. Artículo 343
  3. Se cambia la palabra “renovación” por “prórroga”, para así evitar que el concesionario pague de nuevo el derecho, y por el contrario solo continúe con el pago de sus revalidados. Artículo 284
  4. Se prohíbe al Ejecutivo negar el derecho de prórroga a los concesionarios que hayan cumplido cabalmente sus obligaciones durante el periodo de la vigencia de la concesión. Artículo 284

Para las concesiones de transporte urbano, o bien de servicios que representen una inversión considerable para el privado, la vigencia se calcula considerando los costos de amortización y el tiempo de utilidad para la empresa, pudiendo ser esta mayor a 20 años.

La prórroga de la vigencia está ligada a la inversión continua del concesionario, para así re calcular la vigencia con respecto los montos invertidos, y asegurar que recupere su capital.

La vigencia de una concesión es necesaria, tanto para fortalecer las condiciones de operación y calidad de cara al usuario, así como para dar certeza jurídica al concesionario sobre su relación con el gobierno, ya que la concesión es una corresponsabilidad entre el Estado y los privados para dar, por encima de todo, un mejor servicio público a la ciudadanía.

*Para saber más sobre la concepción jurídica de una concesión, revisa nuestro Mito 4.

Si quieres leer la Ley de Movilidad, descárgala aquí.

5-mitos-y-realidades

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s